Un reciente estudio asegura que los seres humanos tienden a sentir atracción por las personas cuyo olor parece indicar características genéticas diferentes a las propias, para mantener la diversidad.

El consumo de píldoras anticonceptivas podría perturbar la habilidad natural de la mujer para escoger un compañero genéticamente diferente a ella, según indica un estudio publicado en la revista “Proceedings of the Royal Society B”.
Se cree que los genes contenidos en el llamado Complejo Principal de Histocompatibilidad (MHC, en sus siglas en inglés), que ayuda a construir las proteínas involucradas en la respuesta inmunológica del cuerpo, influyen en el olor corporal por su interacción con las bacterias de la piel, y parecen afectar también a la elección de pareja.
Estudios en animales han demostrado que las hembras suelen preferir los olores de los machos que tienen un MHC diferente del suyo, posiblemente por el instinto de supervivencia de la especie.
Una investigación en humanos en 1995 ofreció resultados en la misma línea, aunque otras posteriores arrojaron datos confusos sobre el papel del MHC en la elección de pareja y la posterior estabilidad de la relación.

El estudio de 1995 apuntó por primera vez que, en ocasiones, las mujeres que tomaban la píldora elegían a hombres con una genética parecida, lo que tendría posibles consecuencias para la fertilidad de la pareja e incluso su estabilidad.

Craig Roberts, profesor de Psicología evolutiva de la Universidad inglesa de Liverpool, analizó empíricamente junto con colegas de la universidad de Newcastle el efecto de la píldora anticonceptiva en las preferencias olfativas de las mujeres.

En conclusión, podríamos afirmar que el problema en las parejas es originado por un cambio en la química de la mujer, cuestión que deja exentos a los hombres en general. Por suerte…

Anuncios

 

Un fallo desestimó los argumentos del marido, quien se justificó al decir que sólo se trataba de una “aventura”, cuando la relación continúa en la actualidad La Justicia condenó a un hombre a pagar a su ex mujer una indemnización por daño moral por haberle sido infiel, en un fallo en el que destacó la actitud del marido que pretendió relativizar la situación diciendo que su relación con otra mujer se trataba de una “aventura”, pero fue demostrado que la misma continúa hasta el día de hoy.
En primera instancia la demanda de la mujer que pretendía la suma de 100.000 pesos, fue rechazada, pero ahora la Cámara, con el voto de los jueces Mario Calatayud, Juan Carlos G. Dupuis y Fernando Racimo, revocó esa decisión, y fijó un resarcimiento de 20.000 pesos.
La Cámara resaltó la actitud del marido, que, según el fallo, le presentó a los hijos a la supuesta amante, que vivía en Brasil, pero aclarándoles que se trataba de una “aventura”. Para la Justicia, el hombre violó el deber de fidelidad y además causó un daño. Por esa razón consideraron “legítimo” el reclamo de la mujer porque “quien lastimó el honor de otro, a quien le debía la mayor de la consideraciones, deba resarcir el daño producido.”

 

Algunas décadas atrás era difícil imaginarse la separación de hecho de parejas de la tercera edad. Sin embargo, los problemas internos también existían. “Hace 20 o 30 años, la expectativa de vida más corta –sobre todo por las enfermedades- impedía que los conflictos puedan trabajarse”, explicó Rozitchner.

En aquel entonces, los procesos de enfermedad grave de alguno de los miembros hacían que la separación, de pensarse, fuese muy difícil por la situación de culpa por la que atravesaba el cónyuge sano.
Actualmente, este tipo de mecanismo de culpabilización sigue actuando, pero el cambio y evolución en las pautas culturales permitió que se opte por “situaciones de convivencia armónica, en las que predominan los roles de apoyo, aunque efectivamente estén separados”, dijo el profesional.

En estos casos, los mayores asumen las diferencias, pero se mantienen unidos. Para Rozitchner, “la separación de hecho es más complicada que a otras edades, ya que predomina un interés económico, y el temor a la soledad y al abandono”.

No obstante, es mucho más frecuente que en otras épocas no sólo el divorcio sino también la asistencia a sesiones de psicoterapia individual o de pareja en personas de más de 60 años.

A pesar de que “tienen pautas sociales y culturales distintas, y vienen de una ideología cultural donde la separación estaba mal vista”, explicó el especialista, actualmente los sistemas de socialización les permiten decidir sobre el futuro de la relación y afrontar la ruptura de una manera menos traumática.

Rozitchner aseguró que “se puede hablar mucho más libremente de las necesidades de la gente mayor, porque la gente mayor no esta tan dominada por el prejuicio, aunque existe de manera fuerte todavía”.
En ese sentido, destacó la existencia de talleres que permiten a los cónyuges hablar “para que los conflictos salgan a la luz y se pueda hacer una elaboración positiva de ellos”, así como la contención entre pares y la posibilidad –mucho más frecuente- de volver a formar pareja.
“Hay una mayor libertad para enfocar los problemas y eso ayuda para que la vida de las personas mayores no sea una condena”, finalizó Rozitchner. 

* Enrique Rozitchner es médico psiquiatra y psicoanalista en función didáctica de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA). También es ex coordinador de Psicogeriatría de la Asociación de Psiquiatras Argentinos (APSA) y de APA y docente de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA.

 

Lo dice un relevamiento hecho en España. Analizaron aspectos familiares, sociales y amorosos de personas tras un divorcio. En la Argentina, los expertos coinciden. Los divorciados muestran los valores más altos de soledad romántica.

Es lo que ya decían muchos estudios y especialistas, y ahora confirmó un equipo de psicólogos. “Los hombres se sienten más solos que las mujeres”; Es por esto que se arreglan menos estando solos y buscan mujeres sin discriminar. Un claro ejemplo a analizar son los hombres que se acercan a Moria Casan.  Esa es la nueva conclusión de los investigadores de la Universidad del País Vasco.

Los hombres se deprimen más que las mujeres. Deben enfrentar el duelo por la mudanza, por el nuevo hogar, dejar de vivir con sus hijos y pasar a ser padre de visitas. Además, al principio el hombre abandona su aspecto, baja su rendimiento laboral y se aleja de sus hijos porque no quiere que lo vean en ese estado. La separación implica la pérdida de la pareja, de una vida sexual garantizada y de cierta alianza económica que favorece la prosperidad.

El motor del estudio fue la estadística que afirma que los hombres casados son más longevos, pero están más dispuestos a morir.

Penales

junio 13, 2008

 

Hay situaciones en la vida que parecen sencillas, como servidas en bandeja, hasta el viento a favor, todo es tan preciso que parece imposible estropear esa situación; razón que lleva a las personas a perder el control de la tranquilidad, sobre todo por el miedo a fallar frente a las personas a las que prometió el mayor de los autocontroles.

El “síndrome del penal” explica esta teoría en relación al fútbol.

El jugador coloca la pelota en el lugar indicado, retrocede unos pasos para ganar velocidad, y frente a el solo el arquero y el arco, un espacio de 7,30mts por 2,45mts que espera recibir la pelota entre sus redes. Suena el silbato y se efectúa el disparo, no sucede lo esperado, la pelota surca el cielo a gran velocidad y la recibe la hinchada. ¿Raro?, para nada, esto puede suceder hasta tres veces en un partido…

¿Algo similar puede ocurrir con las parejas? ¿Vale la pena organizar las cosas, la vida? ¿O esperamos que un milagro toque a nuestra puerta?.

Por mi parte, prefiero seguir jugando a la ruleta rusa…

 

Ocurrió en Francia, donde una pareja de musulmanes fue disuelta por la Justicia con la justificación del engaño del que había sido víctima el hombre. Dicen que mintió sobre una “característica esencial” de una de las partes del contrato

Francia se sumergió el viernes en un acalorado debate sobre sus leyes de matrimonio tras enterarse de que una corte había anulado la unión de dos musulmanes, ya que el esposo alegó que su esposa no era virgen como decía ser.

Políticos, feministas y activistas de derechos humanos calificaron el veredicto, dictado el mes pasado pero reportado en la prensa nacional el jueves, como una ofensa a la igualdad legal de hombres y mujeres y una violación a la privacidad de una mujer.

El abogado del engañado esposo respondió sólo a la fuerza que el matrimonio civil era un contrato legal. La corte invalidó la unión debido a que la esposa había mentido sobre lo que las leyes francesas llaman una “característica esencial” de una de las partes del contrato, señaló el abogado.

Días después de conocida la noticia el futbolista Maxi López dijo para los medios:

´´Yo no dudo de la buena fe de Wanda, no creo que tenga la inteligencia suficiente como para sostener una mentira así, eso me tranquiliza´´ aclaró.

En un tono más reflexivo añadió: ´´Yo no soy ginecólogo, pero de esas cosas me doy cuenta, solo la cara de boludo tengo´´.

Al final de la nota el periodista en tono insistidor le hizo entender al futbolista que si Wanda pudo sacarle millones de dólares en pocos meses como no iba a tener la astucia suficiente de fingir su virginidad.

López se encuentra internado por un cuadro de stress agudo.

 

Dos biografías tratan de mostrarlo más humano, más inestable y menos perfecto.

Las páginas son Einstein, la biografía, del alemán Jurgen Neffe, y Einstein, su vida y su universo, del antiguo directivo del Time Walter Isaacson.

La obra de Isaacson se basa en 4.000 cartas privadas del genio que fueron descubiertas hace dos años y que lo muestran como un individuo pasional, con serios (más bien dramáticos) problemas familiares y para mantener relaciones estables con quienes fueron sus esposas (Mileva Maric y Elsa Einstein).

Trato a mi esposa como a una empleada a la que no puedo despedir; tengo mi propio dormitorio y evito estar a solas con ella, había escrito el genio sobre Maric, con quien se casó en 1903 y se divorció en 1919.

A su vez, nueve cartas escritas entre 1945 y 1946, las cuales salieron a la luz en 1998, también expresan que Einstein tuvo una relación amorosa con una espía rusa, Margarita Konenkova, y que mantenía al menos a diez amantes.

Por su parte, el libro de Jurgen Neffe es más perturbador ya que señala que Einstein escribía cartas apasionadas a quienes serían sus mujeres, para luego tratarlas con desdén, golpearlas e incluso engañarlas.

También se revela que defendía el derecho al aborto de la mujer, mientras que se oponía a la persecución de los homosexuales, punto a favor del científico.

¿Saben por qué hay tantas separaciones en el mundo? Porque la gente no se conoce profundamente. Lo hacen en restaurantes. Ella evalúa que pidió él, cómo lo comió, que historia contó y como usa los cubiertos. Bueno… no siempre es así. Si la pasó a buscar en un Porsche 2008, ¡Es probable que hasta lo deje eructar y vomitar sobre el metre!

La mente femenina

abril 24, 2008

 

A veces pienso que la mente femenina actúa así:

Ven a un tipo y dicen: “¡Que guapo es!”. Al siguiente segundo sus mentes ya lo imaginan en la boda, con dos hijos… a la media hora ya lo imaginan teniendo un affair extramarital. Y aquí es cuando, justo en el instante en que el tipo dice: “Me encantaría que salgamos”… esta mujer grita como una hiena: “¡Maldito cerdo! ¡Otra vez tarde con la cuota alimentariiiiiaaaaaa!

Un deseo

abril 18, 2008

El trabajo se los genios mágicos no resulta fácil si el afortunado acreedor de la lámpara es una persona a la que no le falta nada, no es un necesitado en lo mas mínimo. Ya que sus pretensiones serán ostentosas, infinitas y casi absurdas, por el simple hecho de ser por puro gusto y diversión…

Las cosas cambian mucho cuando el encargado de frotar la lámpara es un desesperado, alguien a quien una situación lo tiene derrotado: amor, dolor, dinero, enfermedad; desesperación que simplifica los deseos y el pensamiento.

-Una sola cosa es lo que mas deseo en la vida.

No puedo imaginar cual seria el pedido de un divorciado al genio…

 

 

“También hay un deseo que pido siempre que pasa un tren…”

Andrés Calamaro, Mi Gin Tonic