Penales

junio 13, 2008

 

Hay situaciones en la vida que parecen sencillas, como servidas en bandeja, hasta el viento a favor, todo es tan preciso que parece imposible estropear esa situación; razón que lleva a las personas a perder el control de la tranquilidad, sobre todo por el miedo a fallar frente a las personas a las que prometió el mayor de los autocontroles.

El “síndrome del penal” explica esta teoría en relación al fútbol.

El jugador coloca la pelota en el lugar indicado, retrocede unos pasos para ganar velocidad, y frente a el solo el arquero y el arco, un espacio de 7,30mts por 2,45mts que espera recibir la pelota entre sus redes. Suena el silbato y se efectúa el disparo, no sucede lo esperado, la pelota surca el cielo a gran velocidad y la recibe la hinchada. ¿Raro?, para nada, esto puede suceder hasta tres veces en un partido…

¿Algo similar puede ocurrir con las parejas? ¿Vale la pena organizar las cosas, la vida? ¿O esperamos que un milagro toque a nuestra puerta?.

Por mi parte, prefiero seguir jugando a la ruleta rusa…

 

Anuncios

¿Saben por qué hay tantas separaciones en el mundo? Porque la gente no se conoce profundamente. Lo hacen en restaurantes. Ella evalúa que pidió él, cómo lo comió, que historia contó y como usa los cubiertos. Bueno… no siempre es así. Si la pasó a buscar en un Porsche 2008, ¡Es probable que hasta lo deje eructar y vomitar sobre el metre!

La mente femenina

abril 24, 2008

 

A veces pienso que la mente femenina actúa así:

Ven a un tipo y dicen: “¡Que guapo es!”. Al siguiente segundo sus mentes ya lo imaginan en la boda, con dos hijos… a la media hora ya lo imaginan teniendo un affair extramarital. Y aquí es cuando, justo en el instante en que el tipo dice: “Me encantaría que salgamos”… esta mujer grita como una hiena: “¡Maldito cerdo! ¡Otra vez tarde con la cuota alimentariiiiiaaaaaa!

Reflejos

abril 14, 2008

 

Es igual a un láser, la pasión actúa por reflejos; de uno a dos, de dos a tres…

Corazon en llamas

marzo 26, 2008

corazon-ardiendo1.jpg

Las mismas pasiones arden a un ritmo diferente en el hombre y en la mujer; de ahí la causa de sus interminables malentendidos…

La ultima cena

febrero 23, 2008

laultimacena.jpg

¿Te acordas de esa ultima cena que compartiste antes de abandonar para siempre tu pareja?, ¿O algún sistema de defensa borro por completo ese recuerdo de dolor atragantado? 
…Y te quedaste comiendo las sobras de las migas de la vianda del olvido.”

manos.jpg

“El cambio al doble apellido es un avance democratizador”, sostuvo Irene Meler, psicoanalista e investigadora en temas de género, respecto de la ley que el Congreso se dispone a tratar: “El régimen de dominación masculina se ha puesto en cuestión, y se empieza a restituir a las mujeres derechos elementales como el de nombrar a la prole con su apellido”. Nelly Minyersky, profesora titular de derecho de familia en la UBA, discrepó con “la obligatoriedad del doble apellido, que de hecho ya es tradicional en países de Iberoamérica y ha tenido un sentido discriminatorio para el que, sin padre que lo haya reconocido, cuenta con un solo apellido”; estimó oportuno, en cambio, “que la madre, sin mediar consentimiento del padre, pueda exigir que el hijo lleve su apellido junto al paterno”. El psicoanalista Germán García consideró que la incorporación del doble apellido “parece más bien una vindicación formal: está en el orden de dignificar a las mujeres, de manera parecida a las reivindicaciones de género en el lenguaje, que requieren dejar de lado expresiones machistas”. El autor de esta nota consultó también, introspectivamente, a la memoria de su madre, tal como puede leerse más abajo.

 

Enamorados torturados

febrero 16, 2008

hombre-solo.jpg

¿Cómo se logra amigarse con la soledad cuando no hay ni soledad dando vueltas y el eco lastima al sueño? ¿Qué tan bajo en el dolor se puede caer cuando Cupido erró el flechazo al corazón y dio en el medio de las tripas?

 

“En un mundo casi ya sin ley nosotros somos el amor”

 Duele como un puñal. ¿Verdad?

El amor despues del ardor

febrero 13, 2008

fiesta-dovorciados.jpg

Dicen que hay vida después del divorcio. O al menos, es lo que intentan conquistar los divorciados y las divorciadas, que -lejos de encerrarse a llorar sin pausa por la pérdida de la pareja- tiran la chancleta en bailes con strippers, se “sacan” años o compran belleza con cirugías plásticas y hacen viajes turísticos para hacer “amigos”. O se animan a revolcarse en luchas en el barro dentro de las fiestas para divorciados.
Si el fin de un matrimonio antes era un tema tabú, mal visto, y hasta estigmatizante, en la actualidad se empieza a vivir de otra manera. “El divorcio implica hacer un duelo porque es la cancelación de un proyecto entre dos -señala Andrés Rascovsky, de la Asociación Psicoanalítica Argentina-. Pone en juego el ‘cuánto valgo’ para los demás”.
El psicoanalista agrega que “si se trata de una persona que era muy dependiente de su pareja, que consideraba al otro como su prótesis, es lógico que sienta una gran sensación de vacío”. Como consecuencia, las actividades que ya se están proponiendo en la Argentina -como las fiestas con strippers o los paquetes turísticos con divorciados- vienen como anillo al dedo para “restituir el apoyo perdido”. “Generan una esperanza de encuentro posible con otros”, afirma Rascovsky.Las fiestas especiales para divorciados empezaron en esta década en Estados Unidos, donde hay emprendimientos que las organizan con globos, música y hasta la proyección de la película La guerra de los Roses como un modo de ¿reírse? del asunto. En Australia y España están en auge. En Austria, donde el 66% de las parejas se separa, se organizó en octubre la primera feria del divorcio, con stands de detectives privados, laboratorios para averiguar paternidad de los hijos por tests de ADN y diversas charlas.
En Buenos Aires, en boliches como Golden, ya las mujeres van por despedidas de casadas para ser “consoladas” por strippers (mientras siguen las despedidas de solteras). O quieren cambiar sus cuerpos. “Muchas vienen a mi consultorio -cuenta Gustavo Pedro, miembro de la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica- porque quieren reconquistar al marido. Es que cuando se divorcian entran a competir en el mercado y se acuerdan de ser mujeres”, comenta.
“Estamos en la época del zapping, donde se banaliza la constancia y la durabilidad de una relación afectiva. En este contexto -opina la psicoanalista y psiquiatra Ana María Muchnik-, hay que preguntarse si salir con las amigas o levantarse las mamas es más eternizarse en la adolescencia. Aturdirse con las salidas puede ser una vía para no enfrentar el duelo del divorcio”.
En tanto, Carlos Alhadeff, psicólogo y autor de Confesiones de un machista arrepentido, piensa que “el matrimonio es esclavizante para algunas mujeres. Por lo cual, es lógico que algunas festejen el divorcio y muestren que están libres. Pero en otros casos celebrar un divorcio es burlarse del amor. Siempre hay un duelo, y más que despedida con fiesta debería haber velatorio”.
Los varones divorciados adhieren más a otras propuestas. “Ellos sienten que pierden la brúju la tras el divorcio. Muchos vienen a nuestros encuentros”, señala Maia Zuretti, psicóloga gestáltica y coordinadora de Soledad & Cía, que reúne a gente para comunicarse mejor tras mirar películas. Otros se deciden por los viajes, las fiestas, el deporte, las drogas; en fin, cada “luto” con su tema…

 

 

 

BATALLA NAVAL

febrero 10, 2008

batalla-naval2.jpg

 

Trilogía del amor (agua, tocado y hundido)

Hace mucho tiempo que tengo esta idea de la vida comparada con un juego, pero nunca tuve la posibilidad de plasmarla y hacerla útil frente a las personas, sin interponer mi vos.

La batalla naval es un juego que de por si las personas la juegan desde muy chicas, sin entender el verdadero significado bélico impuesto, y mucho menos el que yo pretendo darle.

El tablero de esta batalla esta divido  por columnas y filas, marcadas por letras y números, cuestión que hace posible elegir una determinada coordenada donde acertar el proyectil, en pocas palabras determinar el tiro sobre la victima…

Desde este punto me imagine la relación del juego con la vida: El soltero (sin tener en cuenta la edad) en la mayoría de los casos  ocupa su tiempo en la búsqueda de una persona adecuada (las características quedan a criterio del consumidor) a sus estandartes de pareja ideal o a lo que primero acierte en un acercamiento casual; como cuando uno al azar dice durante la “Batalla naval”:

-Columna D, fila 4.

Esperando dar en un barco estratégicamente ubicado. Pero no siempre sucede así, porque desde el otro lado se puede escuchar “agua”, que significa errado, o en su significado afectivo “no quiero”… Esto se puede repetir muchas veces, pero no es indeterminado, porque al igual que en la vida, el tablero esta delimitado por las personas, y es imposible que tenga una extensión infinita.

Ahora bien; ¿qué pasa cuando el contrincante declara “tocado”? Esto se convierte en un desafío en todos los aspectos. Para el juego significa seguir disparando cerca de esa casilla para completar el barco y en la vida quiere decir seguir un compromiso adoptado por un fin buscado, o por lo menos cumplir ciertas pautas estándar .

Cuando uno da en el blanco con una persona se carga al hombro un montón de ventajas; apoyo, comprensión  y situaciones lindas (quien sabe cuantas cosas mas que uno no nota), pero también resta libertad y suma explicaciones (razones por las cuales no hay que quejarse), cuestión que no siempre es bien llevada por alguna de las partes de la pareja. En este nivel del juego es cuando uno puede escuchar del otro lado del tablero:  “Hundido”.

Por alguna razón todo sucede por ultima vez. Nadie sabe la causa justa (seria fácil anticiparlo) ni cuando puede ocurrir, lo cierto es que siempre pasa: desamor, muerte, aburrimiento, odio, experimentación, etc. Lo que si es sabido es que muchas veces las relaciones se hunde en un mar  de aguas no muy cálidas, donde los recuerdos son vestigios de un naufragio compartido y no esperado…

Lo que es verdad y nunca nadie va a poder cambiar es el recuerdo de un juego vivido, sea cual sea el resultado, es así la vida, se nutre de fracasos.