Peleas de película

febrero 8, 2008

kill-bill.jpg

Hace pocos días atrás me encontraba mirando sin mucho detenimiento la película Kill Bill 2. Prestaba atención de a ratos, porque ya la había visto y no tenia interés de repetirla. Mi detenimiento siguió así durante casi toda la trama… hasta que de repente note algo especial en la idea que intentaba plasmar el director (Quentin Tarantino) en una de las ultimas escenas del thriller de acción.

No tarde en hacer relación con mi etérea idea (por esos días este blog no era mas que eso) de crear un espacio sobre divorciados que narre historias, cuentos, observaciones, etc. Puesto que pensé que la parte de la película en que Mamba Negra (Uma Thurman) que es inspirada en el personaje “La novia”(¿será casual la coincidencia en esta comparación?) creada por Q & U se encuentra en la casa de Bill (David Carradine) con el objetivo de llevarse a la hija de ambos (sin contar las espadas)situación que no distaba mucho de una atravesada por la pareja en pleno post-divorcio… Tiene explicación:

Luego de un momento difícil o traumático como puede ser la separación de una pareja para los hijos, cosa que siempre es así, este incluida o no la violencia en el proceso; lo que menos quieren hacer los padres es seguir causando tensión en la vida de los chicos. Entonces recurren a estrategias como disimular el resentimiento, o la bronca mientras hay gente frente a ellos, pero cuando se quedan solos, ambos saben que esa densa tensión que se vivía se puede romper y desatarse en una muy profunda y absurda pelea.

En la película, Uma Thurman acuesta a su hija en la cama mientras miran una película esperando que la nena se duerma, recomendación hecha por Bill con un suave tono de cariño, que se retira de la habitación sin hacer ruido y esperando que la situación fluya sin sobresaltos…Ya con la hija dormida y sin mas que aparentar, la ex pareja continua con esas “cosas” que siempre quedan pendientes como lo es una buena pelea a espaldas de los espectadores. En este caso es una terrible batalla donde las protagonistas son dos espadas forjadas por el maestro Pai Mei diseñadas especialmente para matar. El final no es alentador para Bill, puesto que muere, pero en una situación real refleja el resultado nunca parejo y nunca acertado de estas disputas. Y claro, la nena nunca se entero de nada…

 

 

 

 

Anuncios