Dos biografías tratan de mostrarlo más humano, más inestable y menos perfecto.

Las páginas son Einstein, la biografía, del alemán Jurgen Neffe, y Einstein, su vida y su universo, del antiguo directivo del Time Walter Isaacson.

La obra de Isaacson se basa en 4.000 cartas privadas del genio que fueron descubiertas hace dos años y que lo muestran como un individuo pasional, con serios (más bien dramáticos) problemas familiares y para mantener relaciones estables con quienes fueron sus esposas (Mileva Maric y Elsa Einstein).

Trato a mi esposa como a una empleada a la que no puedo despedir; tengo mi propio dormitorio y evito estar a solas con ella, había escrito el genio sobre Maric, con quien se casó en 1903 y se divorció en 1919.

A su vez, nueve cartas escritas entre 1945 y 1946, las cuales salieron a la luz en 1998, también expresan que Einstein tuvo una relación amorosa con una espía rusa, Margarita Konenkova, y que mantenía al menos a diez amantes.

Por su parte, el libro de Jurgen Neffe es más perturbador ya que señala que Einstein escribía cartas apasionadas a quienes serían sus mujeres, para luego tratarlas con desdén, golpearlas e incluso engañarlas.

También se revela que defendía el derecho al aborto de la mujer, mientras que se oponía a la persecución de los homosexuales, punto a favor del científico.

Anuncios